martes, 24 de noviembre de 2009

Un biosensor que detecta células cancerígenas en dos minutos

Un biosensor que detecta células cancerígenas en dos minutosUn equipo de científicos del Centro de Investigación en Nanociencia y Nanotecnología de Bellaterra (Barcelona) ha desarrollado un nuevo biosensor que hará más rápida, en un par de minutos, y simple la detección y cuantificación de células cancerígenas.

El sensor se basa en el cultivo celular sobre la superficie de un electrodo serigrafiado y la posterior utilización de anticuerpos modificados con nanopartículas de oro, que reconocen a las proteínas de membrana expresadas por determinadas células cancerígenas. La estrategia se beneficia de las propiedades electroquímicas de las nanopartículas de oro y da como resultado un biosensor eficiente y de respuesta rápida -en un par de minutos-, capaz de identificar y cuantificar células tumorales.

La detección precoz del cáncer está reconocida como un elemento clave para aplicar un tratamiento rápido y exitoso, según aseguró el centro de investigación. Por ello, este tipo de biosensores son un sistema de advertencia útil, ya que no sólo resultan más baratos y veloces que los análisis estándares, sino que además pueden ser realizados por un personal no especializado.

Los responsables del nuevo método confían en disponer a medio plazo de un sistema compacto y fácil de utilizar, semejante al biosensor de glucosa que se utiliza para el control de los diabéticos.

La investigación, publicada recientemente en la revista Analytical Chemistry, se ha llevado a cabo en colaboración con el Grupo de Inmunología-Unidad Compartida del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo. El equipo de científicos que ha llevado a cabo el trabajo está liderado por Arben Merkoçi, que ha explicado que el objetivo ahora es contactar con alguna empresa interesada en desarrollar este sistema y que sea capaz de reproducir comercialmente la efectividad obtenida en laboratorio. El método ha sido patentado por el Institut Català de Nanotecnologia (ICN) y la Universidad de Vigo.

consumer.es

martes, 10 de noviembre de 2009

La NASA y la ESA juntas para explorar Marte

La NASA y la ESA juntas para explorar MarteLas agencias espaciales de Europa y de Estados Unidos han dado un paso más para cooperar en la exploración no tripulada del planeta Marte, colaboración que empezaría con el envío de una misión en 2016. Los directores de la ESA y la NASA han firmado en Washington un acuerdo de intenciones cuyo desarrollo está supeditado a que ambas agencias dispongan de fondos suficientes para establecer un programa conjunto de exploración.

Además, en el caso de la NASA, el presidente Obama debe decidir en los próximos meses el rumbo del programa tripulado, que hasta ahora tenía como objetivo final trasladar seres humanos a Marte, por lo que la decisión puede influir en los planes de la agencia estadounidense para el planeta rojo.

Europa lideraría la misión de 2016, cuyo plazo de suscripción para los países interesados termina en diciembre. Consistiría en hacer llegar una sonda a la órbita de Marte para estudiar los gases atmosféricos, como el metano, y hacer aterrizar una estación meteorológica estática. Sería la primera vez que Europa intenta llegar a la superficie de un planeta. La NASA pondría el cohete lanzador.

En 2018 se enviarían, también con cohetes estadounidenses, sendos vehículos -uno europeo y otro estadounidense- a la superficie de Marte, pero en estos casos la entrada, el descenso y el aterrizaje serían controlados por la NASA.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Una hondonada gigantesca en Etiopía podría convertirse en océano

Una hondonada gigantesca en Etiopía podría convertirse en océanoUna profunda hondonada de más de 55 kilómetros de longitud, detectada en 2005 en el desierto de Etiopía podría convertirse en un millón de años en un océano que conecte el Mar Rojo con el Golfo de Adén, según un artículo que publica la revista Geophysical Research Letters.

En el momento de su descubrimiento algunos geólogos indicaron que la rajadura era el comienzo de un nuevo océano que separaría a África en dos partes, pero otros consideraron esa hipótesis como controvertida.

Ahora científicos de varios países confirmaron que los procesos volcánicos bajo la hondonada etíope son casi idénticos a los que ocurren en el fondo de los océanos del mundo y que la rajadura continental probablemente sea el inicio de un nuevo mar.

El estudio, publicado en la edición de noviembre de la revista, indica que la alta actividad volcánica a lo largo de los bordes de las placas tectónicas podrían partirse rápidamente en varias secciones en lugar de separarse gradualmente en secciones más pequeñas.

Estos acontecimientos en gran escala presentan un serio peligro para las poblaciones que viven cerca de la hondonada, indicó Cindy Ebinger, profesora de ciencias ambientales y de la Tierra, en la Universidad de Rochester, y una de las autoras del estudio.

El análisis fue encabezado el profesor Atalay Ayele, de la Universidad de Addis Abeba en Etiopia, e incluyó una escrupulosa recolección de datos sísmicos en torno al acontecimiento de 2005 que causó la hondonada que, en pocos días alcanzó un ancho de casi seis metros.

Ayele combinó sus datos con los obtenidos por sus colegas Ghebrebrhan Ogubazghi, del Instituto de Tecnología de Eritrea, y Jamal Sholan, del Centro y Observatorio Sismológico de Yemen.

El mapa que Ayele elaboró con esa información y que registra los sitios y fechas de terremotos ocurridos en la región corresponde de manera impresionante con los análisis más detallados que Ebinger ha hecho en años más recientes.

La reconstrucción de acontecimientos hecha por Ayele indica que la hondonada no ocurrió en una serie de pequeños terremotos a lo largo de un período extenso, sino que se abrió en toda su longitud en unos pocos días.

El primero en entrar en erupción fue un volcán llamado Dabbahu en el extremo norte de la hondonada, luego el magma empujó a través del área media de la hondonada y empezó a abrir la rajadura, como un cierre de cremallera en ambas direcciones, señaló Ebinger.

Desde 2005, Ebinger y sus colegas han instalado sismógrafos y han medido 12 acontecimientos similares aunque mucho menos intensos.

EFE

lunes, 2 de noviembre de 2009

Un satélite europeo para estudiar el ciclo de los océanos

Un satélite europeo para estudiar el ciclo de los océanosLa Agencia Espacial Europea (ESA) ha lanzado esta madrugada, poco después de las 3.00 hora española, desde el cosmódromo de Plesetsk, en el norte de Rusia, su satélite SMOS 8(Soil Moisture and Ocean Salinity), el primero que medirá la salinidad de los océanos, además de estudiar la humedad del suelo para comprender mejor el ciclo de agua en la Tierra.

Empleando una innovadora tecnología en el espacio, SMOS proporcionará datos para confeccionar mapas globales de la humedad del suelo al menos una vez cada tres días y mapas globales de la salinidad de la superficie de los mares, realizando un promedio cada 30 días. SMOS porta un instrumento único, MIRAS, de diseño y fabricación totalmente españoles. Es la primera vez que la industria española se convierte en proveedor principal de un instrumento en una misión de la ESA.

SMOS pertenece a un programa de la ESA llamado Planeta Viviente, en el que una serie de satélites intentan mejorar el conocimiento de nuestro planeta analizando los vientos (AEOLUS), el espesor de los hielos (CRYOSAT-2), el campo magnético (SWARM), el campo gravitatorio (GOCE) o la concentración de aerosoles en la atmósfera (EARTH-CARE).

La información proporcionada por SMOS también permitirá mejorar los modelos del clima y de la meteorología, y tendrá aplicaciones prácticas en áreas como la agricultura o la gestión de recursos. Los datos sobre la salinidad de la superficie de los océanos permitirá mejorar los modelos sobre los patrones de la circulación oceánica y permitirá comprender mejor el papel que juegan en el sistema del clima. Todos estos datos serán procesados en el Centro de Procesado de Datos de SMOS en ESAC, el Centro Europeo de Astronomía Espacial de la ESA en Villanueva de la Cañada (Madrid).

En el mismo cohete que aloja el SMOS, también ha sido lanzado otro satélite, el demostrador tecnológico Proba-2, segundo satélite del Proyecto de la ESA para la Autonomía de Abordo. Aunque tenga un volumen inferior a un metro cúbico, incorpora un total de 17 desarrollos tecnológicos y cuatro experimentos científicos que se centran en el estudio del clima solar y espacial.

Tanto Proba-2 como SMOS han estado en el Cosmódromo de Plesetsk al norte de Rusia desde septiembre, turnándose en la sala limpia durante la primera etapa de la campaña de lanzamiento. Durante la última semana, aproximadamente, los equipos han estado trabajando en paralelo para unir los satélites a la etapa superior del lanzador y, finalmente, encapsularlos bajo la carena protectora.

Seguidores

C.C. 2.5 Enigmas del Futuro   ©Template Blogger Green by Dicas Blogger.

TOP