viernes, 4 de septiembre de 2009

Una central eléctrica... en el espacio

Una central eléctrica... en el espacioEl sueño de obtener una fuente de energía eléctrica limpia e "inagotable" podría hacerse realidad en el espacio. Japón anunció esta semana un ambicioso proyecto de investigación que tiene como fin la instalación de una central eléctrica solar extraterrestre.

La idea de utilizar los rayos de sol fuera de la atmósfera como fuente de energía eléctrica podría dejar de sonar a ciencia ficción.

Esta semana, el Instituto para Experimentos Espaciales sin Tripulación Humana de Japón -un centro de investigación financiado por el gobierno nipón- presentó un proyecto para construir un "satélite" cubierto de 4 kilómetros cuadrados de paneles fotovoltaicos capaz de "atrapar" la energía solar en el espacio y devolverla a la Tierra.

El aparato -que orbitaría alrededor del planeta- podría transformar el calor solar en electricidad y ésta a su vez en micro-ondas capaces de ser transmitidas sin cables.

Ya en la Tierra, esas ondas serían convertidas de nuevo en electricidad.

Limpia e inagotable

Este proceso, aparentemente sencillo, es una de las grandes quimeras de los astrónomos y los investigadores de las energías renovables.

Los rayos de sol –una fuente de energía limpia e "inagotable"- son varias veces más poderosos fuera de la atmósfera que los que inciden sobre la superficie terrestre.

Además, estas futuras estaciones eléctricas espaciales nunca quedarían en penumbra -estarían a salvo de las noches y de las inclemencias del tiempo- ya que orbitarían alrededor de la Tierra siguiendo la dirección de los rayos del sol y no emitirían CO2.

Sin embargo, existe un problema. Hasta el momento, la tecnología necesaria aún no está desarrollada y los costes para transportar los paneles solares a más de 36.000 kilómetros sobre la superficie terrestre serían enormes.

"Los gastos deberían reducirse a una centésima parte de las estimaciones actuales para que la estación espacial solar fuera comercialmente viable", comentó Hiroshi Yoshida, consultor en materias espaciales y de defensa, a la publicación económica Financial Times.

En este sentido, el proyecto japonés tiene objetivos ambiciosos. Dirigido por la Agencia de Exploración Espacial japonesa, el plan cuenta con la participación de 16 compañías, entre ellas la multinacional Mitshubishi Electric.

Según la cadena de televisión económica Bloomberg, la primera fase del proyecto costará cerca de US$21.000 millones de dólares.

Los cuatro primeros años se dedicarán a investigación y desarrollo y, de cumplirse los objetivos, los lanzamientos podrían comenzar en 2015.

Si el proyecto llega a buen puerto, la estación eléctrica espacial podría empezar a funcionar en 2030 con una capacidad de producción de 1 gigawatio de energía, el equivalente al consumo eléctrico anual de cerca de 300.000 hogares de Tokio.

BBC

Sé el primero en comentar

Seguidores

C.C. 2.5 Enigmas del Futuro   ©Template Blogger Green by Dicas Blogger.

TOP